“Para salvarte” o “Los conceptos elementales del Materialismo Histórico”

Juan Millás | Melide, A Coruña

Tengo 57 años, pertenezco al baby boom porque nací en el 56. Estudié en un instituto público pero aún así nos obligaban a hacer ejercicios espirituales en los que nos adoctrinaban sobre lo que debía ser y lo que no debía ser una mujer. La lectura obligada era un libro -que conservo- que se llama "Para salvarte. Ellas."

Todo era pecado, los hombres eran el demonio, sólo querían tentarnos para que cometiéramos pecados horribles... Ese adoctrinamiento, desde los 13 años, hizo su efecto en lo relacionado con el sexo sobretodo.
Paralelamente, había una educación dirigida a las mujeres que tenía que ver con ser una señora, debíamos diferenciarnos de las chicas que no estudiaban. Cuando terminé COU y empecé la carrera tenía 17 años. Aunque mi distrito universitario era Alicante, mi padre consiguió que me trasladaran a Murcia porque yo, por aquel entonces, estudiaba piano en el Conservatorio de esta ciudad. Pasé a vivir en una residencia (femenina) para estudiantes en la que yo era de las más jóvenes, por no decir la más. La residencia tenía horarios muy estrictos y después de cenar nos quedábamos charlando con las mayores. Ellas fueron las que nos contaron los protocolos con los chicos: si querías ser tratada como una señora y no como una criada, tenías que hacerte respetar y eso significaba que todo tenía un tempo: tres meses para que te cogiera de la mano, hasta pasados seis meses no te podías dejar besar, por supuesto beso casto y hasta pasado un año (ya consolidada la relación) no podías dejarte besar con un beso de amor. Si un hombre respetaba esos tiempos significaba que te quería, era una prueba de amor que se hicieran las cosas así. Las relaciones sexuales, nunca antes del matrimonio. Las chicas que se saltaban el protocolo eran tratadas como fulanas, ligeras de cascos, maleducadas, tiradas, nunca señoras y, pecadoras, claro.

Murcia es una ciudad pequeña (a mí me encanta) con mucha tradición universitaria, y en ese ambiente conocí a Julián. Muy pronto empezó a tirarme los tejos, pero él no se correspondía con el ideal de príncipe azul que yo me había figurado: era alto, delgado, desgarbado, con barba y hablaba de revolución, de partido comunista y no entendía que hubiera que respetar unos plazos para besarme, para cogerme de la mano... para otras cosas ni digamos.

Un día me regaló un libro, fue el primer regalo que me hizo un hombre: "Los conceptos elementales del Materialismo Histórico" de Marta Hacnnecker.

-¿Mi primer beso de amor?-. Una noche que salimos Julián me invitó a ir a una discoteca que se llamaba Habana, en aquella época en las discotecas se ponía un ratito música movida y otro ratito música lenta. Sonaba “Samba pa'ti” de Carlos Santana cuando me besó, con lengua. Yo me horroricé e intenté separarme, pero él me apestilló. Aquel fue mi primer beso de amor: “Samba pa’ti”, ¡qué sensual me resulta esa canción!

No se repitió. Terminó el curso y yo me fui a pasar el verano a la casa de la playa de mis tíos. Julián venía a verme en su Dos Caballos. La casa de mis tíos estaba cerca de las Dunas de Guardamar y ahí íbamos a perdernos. Él me intentaba tocar y besar y yo me dejaba besar pero no tocar (no lo tenía claro). Una de las veces se tumbó sobre mí y casi me da un patatús. Me enfadé mucho, porque lo habíamos hablado, pero él lo seguía intentando. Para que se me quitara el enfado me regaló un disco de Patxi Andión con una dedicatoria que hizo saltar las alarmas en mi casa. Mi padre era Procurador de los tribunales, investigó a través del juzgado y supo que Julián estaba fichado por la Policía, por rojillo (excuso contarte el disgusto de mi padre y su férrea oposición).
En septiembre yo regresé a Granada y él vino a verme varias veces. En una de las visitas me llevó al bosque de la Alhambra y al besarme trató de meterme la mano entre las piernas. Rompí con él, porque estaba claro que yo no iba a conseguir su respeto.

Julián se casó con otra, tuvo sus hijos, le perdí la pista. En septiembre de 1998 él me reconoció en una calle de Alicante, yo no lo habría reconocido jamás. Desde entonces y, unas veces a diario y otras más espaciados, me da los buenos días por teléfono y me cuenta sus planes. Ahora es gordo y trajeado, con el aspecto de los de la vieja guardia del PSOE, pero siempre tiene una frase picarona para decirme que me alegra un ratillo el día. Cuando nos vemos me besa las manos, dice que son las más bonitas que ha visto. Pobrecito, lo que debió aguantar.

-¿El libro que me regaló, el de Marta Hacnnecker?-, lo usé en prácticamente todas las asignaturas que estudié en Granada.

Por Laura Mínguez.

Marca España

Paco Gómez | Xixona, Alicante

Un país, una marca

Juan Santos | Madrid

"Marca España somos todos…
(facebook twitter google+ impresora)

Marca España es una política de Estado, cuya eficacia reside en el largo plazo. La garantía de la continuidad del proyecto Marca España es que nazca y se desarrolle fruto del consenso, por encima de cambios políticos.

Su objetivo es mejorar la imagen de nuestro país, tanto en el interior como más allá de nuestras fronteras, en beneficio del bien común. En un mundo global, una buena imagen-país es un activo que sirve para respaldar la posición internacional de un Estado política, económica, cultural, social, científica y tecnológicamente.

Nuestra imagen debe responder a la realidad presente de nuestro país."

Qué es Marca España
Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España
http://marcaespana.es


"Dado que es español el que no puede ser otra cosa, toca aguantarse. O recurrir a los efectos lisérgicos de la Marca España, accesibles a través de www.marcaespana.es: más narcótico que un Rajoy en plasma, más potente que una portada de Marhuenda, más adictivo que la pasta de los ERE bajo el solazo andaluz. Ya saben lo mal que va el país; entreténganse un rato viendo lo bien que va la marca, y las muchas razones que tiene el mundo para envidiarnos. En España nos cargamos el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), pero en la Marca España se convoca el programa Severo Ochoa para premiar la excelencia de los centros de investigación. En España hay niños mal alimentados, pero en la Marca España se organiza un concurso internacional de tapas para difundir el jamón ibérico. En España, las grandes constructoras financian ilegalmente a los partidos a cambio de contratos públicos, pero en la Marca España son empresas impecables. Y así todo."

Marca España
Enric González
ELMUNDO | 12 de julio de 2013

Lo imposible

Paco Gómez | Ciudad de la luz, Alicante

El tanque de agua de los estudios de cine de la Ciudad de la Luz de Alicante está vacío mientras espera películas de piratas. El agua que lo surte procede de una desaladora cercana y el grifo que le da paso no se va a abrir en tiempo. Es una medida de presión de los propietarios políticos para que la gestora actual cese sus actividades. En poco tiempo veremos cómo La Ciudad de la Luz se vende al mejor postor y alguien ganará mucho dinero con esa operación.
La Ciudad de la Luz fue el último sueño de Luis García Berlanga. La película más importante que se rodó en ese tanque de agua de 100x80 metros es sin duda Lo Imposible de Juan Antonio Bayona. Para simular el tsunami se lanzaron por unas tolvas toneladas de porquería y trozos de maderas tropicales. A pesar del tiempo y si observamos, podemos ver aun pedazos de madera que son arqueología del cine español. Seguro que se ha limpiado infinitas veces pero como se está comprobando en estos tiempos parece imposible deshacerse de la mierda.

Los cuatro postes

Juan Santos | Humilladero de Los Cuatro Postes, Ávila

"En todos aquellos sitios donde se ofrecen al curioso investigador muros ennegrecidos, arruinados torreones y restos de otras edades, que sobrevivieron á las convulsiones y estremecimientos sociales, nacidos de la política é impuestos por las necesidades históricas, allí se levanta la tradición. Entre los escombros de los palacios y castillos, hallaremos labradas columnas y lápidas conmemorativas de actos heroicos, que en nuestros días tocan los lindes de la conseja y del cuento; algunos cuya autenticidad es innegable y están reconocidos como legítimos por la moderna crítica, y otros de veracidad muy discutible, y que ha llegado al presente, merced a la credulidad de nuestros antepasados y a su exaltado patriotismo, que en todas partes ha creído vislumbrar motivos de grandeza y de gloriosos timbres para su país natal.
[...]
La explicación más vulgarizada acerca de la existencia de los cuatro postes, es de la que allí se detuvo Santa Teresa, cuando niña, y acompañada de su hermano Rodrigo, emprendió su viaje a tierra de moros en busca del martirio; allí fue donde Santa Teresa sacudiendo la sandalia, y pronunciando aquella célebre frase: de Ávila, ni el polvo, los dos hermanos fueron recogidos por su tío Francisco y restituidos a la casa paterna.
La ciudad de Ávila es toda un santuario erigido por la fe al culto de Santa Teresa."

Tradiciones de Ávila
Valentín Picatoste García
1888

"Miré los muros de la patria mía"

Juan Santos | Ávila

Comisaria de Policía

Paco Gómez | Ciudad de la Luz, Alicante

HECHOS NO DENUNCIABLES A TRAVÉS DE LA OFICINA VIRTUAL DE DENUNCIAS DEL CUERPO NACIONAL DE POLICÍA

· Si el hecho que pretende denunciar se ha producido con VIOLENCIA FISÍCA O INTIMIDACIÓN en las personas, solamente se puede solventar en dependencias policiales, ya que ello requiere la cumplimentación "in situ" de ciertos trámites adicionales.
· Si el autor/es del hecho puede ser identificado o reconocido físicamente o si tiene constancia de la existencia de testigos que pudieran haber presenciado el delito.
· Si ha habido ya intervención policial en el lugar de los hechos (presencia de una dotación policial que haya acudido en su auxilio) o el delito se está cometiendo de manera "in fraganti" en ese momento, por lo que debe comunicarlo de inmediato a través del número de teléfono 091 o el 112.

Signos

Juan Millás | Arca, A Coruña

En el transcurso del paseo, Natalia Chadrina (nacida en la República de Abjasia) me explica que permanece atenta a las “casualidades significativas”.

Y bien, ¿qué es esto?

Nota VIII:
Descubro que existe un programa esotérico muy extendido sobre el camino. Según esta manera de pensar, “casualidades significativas” son un cúmulo de enigmas existenciales que asaltan la conciencia del caminante capaz de identificarlos. Estos signos se manifiestan incluso antes de la peregrinación, como una serie de coincidencias que disparan la curiosidad y favorecen el primer contacto con la ruta.

Natalia Chadrina: “Una secuencia de coincidencias me estimularon a hacer el camino. De verdad, han sido tantas facilidades… Pensé: tengo que ir.”

Nota IX:
Me perturba imaginar que una cadena de circunstancias dirigidas (entre ellas la obtención de la beca FotoPres) pueda estar orientándome en la dirección que propone esta fenomenología. Para documentarme y comprender mejor el asunto de las casualidades, he adquirido en “amazon.es” una guía esotérica del peregrino. El Camino de Santiago -explica la guía- es un itinerario sagrado que evoca el viaje a la última frontera entre la vida y muerte, lo humano y lo divino. Nos cuenta también que “la ruta de las estrellas” es una senda configurada por múltiples relatos: la Atlántida hundida, la aventura de Noé, los Trabajos de Hércules…
Tiene sentido -me digo- la presencia de los signos en un paisaje con tanta tradición mitológica.

Nota X:
Los fotógrafos (igual que Natalia Chadrina mientras pasea) caminamos detrás de las “casualidades significativas”. Pasamos días, semanas, meses enteros fotografiando los signos que la fortuna sitúa frente a nuestra mirada. Algunas veces vemos las señales y otras veces no. Después hay que regresar a casa y poner todos esos fragmentos casuales juntos, a la espera de que aparezca el sentido.
No lo había considerado así, pero me parece que hacer fotos y editarlas es una actividad muy esotérica.

La figura retratada en el bosque recuerda a la Esfinge de Edipo, pero es Natalia Chadrina.

Stand by

Paco Gómez | Circunvalación de Cullera, Valencia

Estiraron la cuerda hasta el límite pero el dinero se acabó. Los obreros recogieron sus herramientas y abandonaron el lugar, no quedaban fondos ni para destruir lo construido.